Un poco de historia del tatuaje

El tatuaje es una práctica de la que se tiene constancia a través de hallazgos arqueológicos y que se conoce casi desde el periodo neolítico (momia “El Hombre de Hielo”, 5.200 años de antigüedad). Se han hallado otras momias con tatuajes pertenecientes al Antiguo Egipto.

Decorarse la piel con motivos tribales era práctica habitual entre los habitantes de las islas de la Polinesia y Samoa.

El uso del tatuaje ha ido desde la mera decoración del cuerpo, a la realización de rituales espirituales que tenían como resultados tatuajes de protección y paso a la vida adulta.

Otras culturas los usaban como símbolo de distinción entre tribus y clanes. Los griegos y romanos se les supone que marcaban a los criminales.

En cierto modo esta práctica que tiene su razón de ser ligada a la cultura, se ve ensombrecida por una injusta fama a cerca de su uso en escalafones más bajos de la sociedad.

Se le atribuye a este arte un uso exclusivo de prostitutas y maleantes y que decir cabe en el ámbito marinero y militar.

Si bien es cierto, sigue sin ser lógico menospreciar este arte por el uso que cualquiera pueda hacer de él.

Un ejemplo práctico sería el uso de perfumes caros, ropa o cualquier otro producto de prestigio por parte de esos colectivos, a caso alguien diría que eso es cosa de mala gente… Cualquiera puede tatuarse, cualquiera puede estar tatuado.

Cuanto más se usa más se acepta

El tatuaje es un ornamento más y cada vez es más aceptado en nuestra sociedad actual y se empieza a ver como algo normal y que no tiene que suponer motivo de exclusión ni ser indicativo de mala persona.

Se puede estar tatuado, ser prostituta y buena gente o se puede ser banquero estar tatuado y ser mala persona… por poner un ejemplo.

Bueno, tras éste impás histórico-reivindicativo, vamos a repasar algunos estilos de tatuajes y ampliar nuestras ideas a la hora de elegir que queremos que te tatúe.

El tradicional u old school es de los estilos más representativos del mundo del tatuaje y que a pesar de los años que tiene, sigue gustando, es un clásico.
Líneas de contorno bien definidas y colores planos con fuerza o sombras negras bien marcadas. Su iconografía de formas sencillas es variada y va desde los motivos marineros, pin ups, flores, serpientes, calaveras y un largo etc.

El New schooll, un estilo que revisa al anterior y le aporta un gama de sombreados y colores infinita. Los motivos a representar beben del graffitti y la ilustración, prima el movimiento de las figuras y los cambios de perspectivas. Un estilo rico en más de un aspecto.

Solo un color pero intenso

Tatuajes en negro, aquí hay aún más variedad, cabe casi cualquier diseño de cualquier cosa que queramos representar, la premisa básica es el uso exclusivo del negro para su ejecución. Se agrupan los realismos, que puede ser de mayor o menor grado de parecido con lo la realidad y donde los sombreados para crear volúmenes son esenciales. Por ejemplo los retratos.

Están también los letterigns o tatuajes de letras, en estos hay infinidad de tipografías y adornos, difuminados, sombreados, etc.

Actualmente tenemos el Dotwork o trabajo de puntillismo, donde se crean los volúmenes mediante la agrupación de pequeños puntos. Estos últimos sirven también de complemento para trabajos de geometrías, otra corriente de motivos muy extendida en el tatuaje.

Otras formas de expresión en el tatuaje podrían ser los abocetados o tatuajes con líneas similares a las esquemáticas o de encaje de un dibujo.
El Trash Polka, que conjuga elementos muy realistas con textos y grandes sombras y manchas similares en algunos casos a tachaduras o gotas y algún tono de color.

Aplicándole color a cualquiera de estos tatuajes tendríamos tatuajes a color y dentro de estos tenemos los acuarelados, donde el efecto del color es similar al de la acuarela, donde podremos ver como el color parece diluirse y transparentarse.

Si con esto aún no te has formado unan idea de lo que quieres, puedes darte una vuelta por internet y comprobarás la infinidad de posibilidades que ofrece el tatuaje y la cantidad de artistas que hay para realizarlos.

Otra opción es que vengas a vernos y charlemos un rato. En definitiva, lo mejor es que vengas.

Pin It on Pinterest

Share This